+34 687.05.45.95 laura@awareparenting.es

En Mayo de 2014, durante su última visita a España, surgió la posibilidad de realizar una entrevista con Aletha Solter para comentar algunos de los aspectos que trata en sus libros y también algunos otros temas que normalmente preocupan a los padres.

Como siempre, fue un privilegio disfrutar de su compañía y sus profundos conocimientos.


DSC_0325

 

¿Fuiste una ‘bebé consciente’?¿Cuáles son las principales influencias de la filosofía de Aware Parenting descritas en tus libros y desarrolladas en tu trabajo con padres?

Soy la más joven de tres hermanos próximos en edad. Mi madre era una mujer muy cariñosa y nunca me castigó, pero no recibí suficiente atención. Aprendí muy pronto en la vida a ser autosuficiente y a no llorar para reclamar atención.

Siendo ya una mujer joven, el llanto terapéutico me resultó muy beneficioso, puesto que me ayudó a curar algunos traumas de mi infancia (por ejemplo, una hospitalización a los cinco años). Más tarde, al convertirme en madre, pensé que debía haber alguna forma de criar a los niños para que pudieran curarse del trauma durante la infancia y que no necesitaran terapia más adelante.

Muchos otros factores han influenciado el desarrollo de Aware Parenting. Las mayores influencias de mi trabajo incluyen a Carl Rogers y sus seguidores, John Holt, y Alfie Kohn. Adicionalmente, mis libros están basados en la investigación en las áreas de apego, desarrollo evolutivo, psicoterapia, antropología y la neurobiología del trauma.

¿Qué diferencias ves entre los padres con los que trabajabas cuando escribiste tu primer libro y los padres con los que trabajas ahora, los retos a los que se enfrentan y los motivos por los que consultan?

 Cuando comencé a enseñar esta filosofía y a hacer consultas con padres en los años 80, el concepto de paternidad basada en el apego todavía era nuevo, y el término aún no había sido inventado. Ahora, la mayoría de los padres con los que trabajo ya están convencidos de la importancia de amamantar, y están abiertos a la idea de fortalecer la seguridad y vínculo del niño mediante prácticas tales como el colecho y el porteo. También están más dispuestos a aprender acerca de alternativas al castigo y la importancia del llanto como un mecanismo natural de liberación de estrés.

Sin embargo, ahora me encuentro con padres más ansiosos debido a la incertidumbre económica y a las preocupaciones acerca de la seguridad de sus hijos en un mundo que parece cada vez más peligroso. Pero los problemas del día a día de la paternidad siguen siendo más o menos los mismos que en el pasado y también son muy similares en los 16 países en los que he realizado talleres.

 Muchos padres se preguntan si es compatible el trabajo con la paternidad basada en el apego en los primeros años de vida del niño. Para una madre que va a incorporarse al trabajo, ¿que debe tener en cuenta a la hora de buscar quien cuide a su bebé?

 Si una madre tiene que trabajar fuera de casa, recomiendo buscar a un miembro de la familia que esté bien preparado o una niñera profesional para que se ocupe de su bebé, al menos durante el primer año. Sería aún mejor si la madre pudiese trabajar a tiempo parcial, en vez de a tiempo completo, y amamantar a su bebé al menos durante un año. Las investigaciones han mostrado que asistir durante más de 20 horas a la semana a un centro infantil que trabaje con grupos de niños puede conducir a un apego inseguro, menor cooperación, y comportamiento más agresivo. El mejor desarrollo del niño se consigue cuando éste recibe cuidado individualizado de sus padres o de otros adultos cariñosos durante su primer año.

Uno de los pilares de la filosofía de Aware Parenting es la disciplina no punitiva. A menudo el tema de los límites genera mucha incertidumbre a los padres. ¿Cuando ponemos límites no estamos siendo autoritarios?

Es importante satisfacer las necesidades de los niños y darles mucha libertad. Sin embargo, no podemos permitirles que hagan cualquier cosa que quieran. Por lo tanto, establecer límites es importante, y hay muchas maneras de hacer esto de forma efectiva y cariñosa. Una manera es tratar los conflictos en curso con los niños e intentar alcanzar soluciones aceptables para ambos. Otra es ofrecer a los niños información y alternativas. También hay algunas formas de juego sorprendentemente efectivas para establecer límites y promover la cooperación. También podemos establecer límites simplemente diciendo ‘no’ cuando nuestro hijo nos pide hacer algo. Por ejemplo, “no estoy dispuesta a seguir dándote más comida si sigues tirándola al suelo.”

Una de las situaciones más difíciles para los padres es lidiar con el comportamiento agresivo, como golpear o dar patadas. Una estrategia que ayuda es intervenir de forma física refrenando al niño que muestra agresividad, de forma cariñosa pero firme, mientras le explicamos que tenemos que mantener a todo el mundo a salvo. Aunque es posible que tengamos que usar nuestra superior fuerza para detener al niño que se muestra agresivo, este es el uso protector de la fuerza en vez del uso violento de la fuerza. Este enfoque no es autoritario porque no amenazamos al niño con castigos, ni le causamos daño de ningún tipo.

En ocasiones los niños comienzan a llorar cuando establecemos límites diciendo ‘no’ o les refrenamos físicamente. Cuando esto ocurre, podemos dar apoyo al estallido emocional del niño, pero no tenemos que cambiar el límite. De hecho, el llanto puede representar una liberación saludable del estrés acumulado que subyace a su comportamiento. Desafortunadamente, algunos padres  se abstienen de establecer límites necesarios, o “ceden” cuando el niño empieza a llorar, porque no quieren que su hijo esté molesto. Sin embargo, las lágrimas del niño no implican que el padre esté siendo tiránico o autoritario.

DSC_0286 Los padres que descubren el enfoque de Aware Parenting siendo sus hijos ya adolescentes o adultos, se preguntan a menudo qué pueden hacer después de toda una infancia de castigos y recompensas. ¿Qué dirías a estos padres?

 ¡Nunca es demasiado tarde para empezar con la filosofía de Aware Parenting! El primer paso con los adolescentes es empezar a escucharles cuando hablan. Escuchar bien significa no interrumpirles, no aconsejarles, y no culpar a los adolescentes de sus problemas. Para muchos padres las asambleas familiares son una manera efectiva de empezar el enfoque no punitivo con los adolescentes. Sin embargo, cuando los padres han estado usando los castigos y recompensas anteriormente, puede que los niños tengan rabia acumulada hacia los padres y sientan la necesidad de rebelarse contra cualquier intento de cambiar su comportamiento. Puede que a los padres les lleve un tiempo construir una relación con sus adolescentes basada en el respeto mutuo y la confianza en vez de en los métodos de control basados en el poder.

 Eres partidaria de la autorregulación de la alimentación. Uno de los objetivos de la autorregulación es que no haya alimentos buenos y alimentos malos (y por tanto apetecibles) ¿Podemos autorregular la alimentación en un mercado como el actual y rodeados de personas que no autorregulan?

 Las investigaciones han mostrado que prohibir o restringir ciertas comidas puede incrementar el deseo del niño por éstas e interferir con el desarrollo de unos hábitos alimenticios saludables. Para que el enfoque de auto-regulación funcione, los padres deben estar dispuestos a permitir que sus hijos estén a cargo de su propia dieta y confiar en la sabiduría de los cuerpos de sus hijos. Obviamente, este enfoque es más fácil de poner en práctica sin las presiones culturales que restringen los alimentos dulces a ocasiones especiales o los utilizan como recompensas.

 ¿Que opinas del uso de los videojuegos? ¿Cómo propones que actúen los padres?

A muchos padres les preocupa el uso que hacen sus hijos de los videojuegos. Estas preocupaciones están justificadas porque estos juegos pueden ser adictivos, pueden restar tiempo a otras actividades más beneficiosas, y pueden conducir al niño al aislamiento social. Adicionalmente, los juegos violentos pueden hacer que un niño se insensibilice a la violencia, y los niños pueden usar estos juegos como una forma de adormecer sus emociones dolorosas.

El riesgo es especialmente alto para los niños pequeños. El desarrollo social, emocional y cognitivo durante la primera infancia se ve aumentado mucho más a través del juego libre con otros niños y con juegos y juguetes reales tridimensionales. Recomiendo que no se utilicen los videojuegos de ningún tipo (ni siquiera los educativos) con niños menores de ocho años.

Para niños mayores de ocho años, los padres pueden experimentar con un enfoque de auto-regulación (como con la comida), pero jugar a videojuegos sin restricciones puede no funcionar bien, porque estos juegos pueden ser adictivos, especialmente si los niños juegan con ellos para distraerse de sus emociones dolorosas. Por otro lado, no recomiendo fijar límites de forma estricta y autoritaria, porque los niños se sentirán resentidos y pueden rebelarse jugando a estos juegos cuando los padres no estén presentes.

Al igual que con otros tipos de conflictos, los padres pueden tratar los problemas con sus hijos e intentar alcanzar una solución aceptable para ambos y un enfoque equilibrado. Para persuadir a los niños para que se alejen de los videojuegos, puede que los padres tengan que pasar más tiempo con sus hijos, jugando a juegos de mesa con ellos, haciendo manualidades o cocinando, o involucrándoles en actividades al aire libre. Otra estrategia útil es que los padres jueguen ocasionalmente a estos juegos con sus hijos. Esta atención de los padres ayudará a contrarrestar el aislamiento social que puede acompañar a estas actividades, y puede fortalecer la conexión padres/hijo. Pero cuidado, ¡los juegos también pueden ser adictivos para los adultos!

Uno de los aspectos claves de tu trabajo es el llanto y las pautas de control. Esto ha generado mucha controversia, especialmente entre grupos de lactancia. También hay profesionales de influencia psicoanalítica que defienden el uso de la teta para confortar y como fuente de placer en la etapa oral del bebé. La succión del pezón materno permite el desarrollo natural de la “fase oral” de la sexualidad del bebé, cuya principal manifestación es la succión y cuyo objeto es el cuerpo materno. ¿Es una necesidad la succión?

 Yo recomiendo encarecidamente amamantar a los bebés durante al menos un año. Amamantar varios años es aún mejor. Yo amamanté a mis dos hijos durante dos años y medio. Sin embargo, no hay ninguna evidencia científica para la asunción psicoanalítica de que los bebés necesitan succionar por motivos emocionales o que la succión tenga nada que ver con el desarrollo de la sexualidad. Desde un punto de vista biológico, el reflejo de succión evolucionó para ser muy fuerte durante los primeros meses con el fin de asegurar la supervivencia del niño gracias a la ingesta adecuada de leche. Los niños que no tuvieran un reflejo de succión fuerte no habrían sobrevivido en la prehistoria. Pero el hecho de que los niños tengan un reflejo de succión fuerte no prueba que necesiten succionar por otras razones aparte de las nutricionales. Conozco a una encantadora niña de ocho años que nunca succionó nada de bebé porque fue alimentada mediante una sonda durante dos años, y nunca usó chupete. Se está desarrollando con total normalidad.

No hay duda de que la succión tiene un efecto calmante. Puede detener el llanto y dormir a los bebés. Sin embargo, este efecto calmante sólo es temporal. Muchos bebés que se duermen a la teta con frecuencia se despiertan después de una o dos horas, todavía con necesidad de llorar. Cuando las madres amamantan repetidamente a sus bebés por confort (en vez de por hambre) y utilizan sus pechos como chupete, día y noche, durante muchos meses, los bebés finalmente comienzan a mostrar signos de estrés acumulado. Se despiertan por la noche frecuentemente, se vuelven quejosos, pegajosos o no cooperantes durante el día, e incluso pueden mostrar signos de comportamiento agresivo.

Muchas madres han venido a mi consulta porque sus bebés o niños algo más mayores se despertaban frecuentemente por la noche, aunque ya habían pasado ampliamente la edad de necesitar leche durante la noche. En la mayoría de casos, cuando las madres comenzaron a poner en práctica el enfoque del llanto en los brazos a la hora de dormir (en vez de dormir a la teta), los bebés comenzaron a dormir por periodos más largos por la noche, de forma espontánea. De hecho, muchos de ellos durmieron la noche del tirón por primera vez, después de unos pocos días de poner en práctica este enfoque.

 Cuando nos damos cuenta de la existencia de una pauta de control, debemos erradicarla de golpe?

 Una pauta de control es un hábito que reprime emociones. Cualquier cosa que hacemos a los bebés cuando necesitan llorar para liberar estrés puede convertirse en una pauta de control. Un ejemplo típico es amamantar por confort (en vez de por hambre). Algunos bebés desarrollan sus propias pautas de control, tales como agarrar su manta favorita o chuparse el pulgar. Los bebés desarrollan estos hábitos porque no se sienten suficientemente seguros emocionalmente para llorar. Han aprendido que sus padres no son capaces o no están dispuestos a escuchar emociones dolorosas. Con las pautas de control, los bebés están en un estado de disociación en el que sus emociones están adormecidas.

Podemos retirar las pautas de control que ofrecemos habitualmente al niño (tales como el chupete), pero no recomiendo comenzar el enfoque de Aware Parenting intentando evitar las propias pautas de control del bebé, tales como chuparse el pulgar. La pauta de control en sí misma no es el problema. Más bien es el síntoma de un problema subyacente. El objetivo es reducir la necesidad del niño de las pautas de control. Cuando los niños se sienten suficientemente seguros, espontáneamente dejan de usar las pautas de control. Por tanto, la mejor manera de empezar con este enfoque es aceptar las emociones del niño cuando empieza a llorar o a rabiar espontáneamente, establecer los límites necesarios (sin castigos ni recompensas), establecer una conexión cariñosa y alegre con el niño, y permanecer con él hasta que se quede dormido mientras se alienta la expresión de las emociones.

 Ahora que tus hijos son mayores, ¿cómo es vuestra relación? ¿como se sienten ellos y tú con la manera en la que han sido criados?

 Ahora que mis hijos son adultos, puedo decir con confianza que ¡este enfoque funciona muy bien! Tengo una fantástica relación con ellos. Ellos aprecian la forma en la que fueron criados y yo estoy encantada de que mis dos nietos estén siendo criados con este enfoque.

 ¿Cuales son tus próximos proyectos?

Mis planes para el futuro pasan por continuar promocionando este enfoque y extenderlo al mayor número posible de países. Espero ver más traducciones de mis cinco libros y también aumentar el número de instructores certificados de Aware Parenting, especialmente en nuevos países. Actualmente tenemos instructores certificados en 18 países, pero hay muchos otros países en el mundo donde los padres aún no han oído hablar de este enfoque.

 

Muchas gracias